Make your own free website on Tripod.com
La orientación sexual no es pecado
Principal
Misión
Visión
Jesús ama a gays y lesbianas!
La orientación sexual no es pecado
Actividades
Enlaces

represionmoscu2006.jpg

  La orientación sexual no es pecado

Los seres humanos no escogemos ser homosexuales o heterosexuales. Los psicólogos no consideran la orientación sexual como una decisión consciente que puede ser cambiada a voluntad.

La homosexualidad es una condición irreversible que al no haberse elegido, debe manifestarse libremente por la persona homosexual, del mismo modo que la persona heterosexual manifiesta su heterosexualidad.

El heterosexismo mantiene actitudes, asumiendo que en la sociedad cada niño es heterosexual y que crecerá exclusivamente heterosexual. Todas las instituciones, incluyendo la iglesia, son parte del proceso social que asume que todos son, y deben ser, heterosexuales.

Dios está interesado en nuestras relaciones con nosotros mismos, con otros, con las cosas de nuestras vidas y con Él. Una persona homosexual, como cualquier persona, no puede ser juzgado exclusivamente por su conducta sexual. Existen otros componentes que integrados definen la personalidad.

Nada indica que Dios esté contra una relación amorosa, libremente llevada, sin coerción, entre adultos sinceros ya sean homosexuales, bisexuales, heterosexuales, transexuales, transgéneros.....

 

Dado que nuestra orientación sexual es un regalo, algo que descubrimos sobre nosotros mismos, el como nos relacionamos con otros, ya sea con consideración o en explotación, ese es el origen del pecado.

La homosexualidad no será pecado mientras la conducta de la persona no sea obsesiva, que sea responsable y segura, no abusiva, y que sea la manifestación de relaciones de amor y respeto. Vemos que estos puntos son aplicables tanto a la orientación homosexual como a la heterosexual. Es decir, Dios no ve la homosexualidad como un pecado, como tampoco ve pecaminosa la heterosexualidad.

Pecado es la opresión, la injusticia, la discriminación, la persecución, la falta de respeto para las personas. Entonces pecado es: la homofobia, las golpizas a homosexuales, la discriminación, la legislación en contra de los homosexuales, el rechazo a incluir a los homosexuales en la iglesia y/o en la comunidad en general.

Forzar a cualquier persona, ya sea por razones de raza, edad, orientación sexual o ideología, a refugiarse en un "ghetto", eso sí es pecado.

 

 

¿Qué dice Jesús el Cristo?

 

Jesucristo es la Puerta al reino de Dios. Él nos ha dado testimonio del amor de Dios para toda la gente.

Tenemos el llamado a incluir en nuestras vida a gente de todas las clases y condiciones, sin limitarse a ninguno en particular, ya sean creyentes o agnósticos, cristianos conservadores, liberales, escépticos, homosexuales, heterosexuales, mujeres, hombres, transexuales, esperanzados y desesperanzados, a todas las razas y culturas, sin imponer la necesidad de ser como nosotros.

La manera en que nos tratamos unos a otros es más importante que la manera en que expresamos nuestras creencias. Cristo nos lleva a luchar por la justicia y la paz entre la gente, viviendo siempre con amor y esperanza. Dios nos creó para ser su imagen en el mundo. Todo lo que somos, incluyendo nuestros cuerpos, nuestra sexualidad, es un regalo de Dios para nosotros.

En Jesucristo encontramos una nueva humanidad, que está definida a través de su vida y su ministerio. Jesús hizo saltar los esquemas religiosos de su época, los tabúes, las normas legales y los grupos sociales. Él anunció la venida del reino de Dios, que incluiría a prostitutas, leprosos y a todos los marginados. Repetidamente expuso la falsa superioridad de quienes se sentían dignos, mientras que daba la bienvenida a los que fueron vistos como sin valor. Jesús no solamente predicó al Dios verdadero. También combatió y desenmascaró toda imagen falsa de Dios y de la religiosidad.

El evangelio de Jesús más allá de iglesias y denominaciones. Él dice " Tengo otras ovejas que no son de este redil; es preciso que la guié también, y oirán mi voz; y habrá un solo rebaño, y un solo Pastor" (Juan 10:16). Aún más allá Él nunca mencionó, mucho menos condenó, la homosexualidad; más bien afirmó la dignidad de las relaciones que honraban a Dios y a las personas.

 

El seguidor de Jesús se sorprende cuando descubre la cercanía, la fuerza, la "debilidad", la libertad y la comprensión del Dios de Jesús, frente a la intransigencia, la lejanía, la severidad y el castigo del Dios de las instituciones religiosas. El Dios de Jesús suprime mediante el amor -es decir por el perdón, el servicio y la renuncia- las fronteras naturales entre compañeros y no compañeros, lejanos y próximos, hombres y mujeres, amigos y enemigos, buenos y malos.

A través de Jesús los que parecían buenos, no lo son; los que parecen malos son bendecidos.

La pecadora que se arroja a los pies de Jesús queda justificada, mientras que el fariseo, dueño de la casa, queda desacreditado (Lucas 7:36--50).

No condena a la mujer adúltera, pero los acusadores presentes huyen avergonzados (Juan 8: 1-11).

Los despreciados publicanos y las prostitutas son puestos por delante de los fariseos (Mateo 21: 31).

No se pone de ejemplo al sacerdote ni al levita, sino al samaritano, siempre mal visto por los judíos (Lucas 10: 30-37).

La alegría de los ángeles es mayor por un pecador que se arrepiente que por noventa y nueve justos que no necesitan penitencia (Lucas 18: 10-14).

El hijo prodigo, que se fue de la casa y malgastó la herencia, es preferido al "bueno" que se quedó con el padre (Lucas 15: 12-32).

Para Jesús el fariseo sale sin justificarse, mientras que el publicano es bien visto por Dios ( Lucas 18: 10-14).

Los jornaleros que no habían sido contratados durante todo el día son llamados a la viña y reciben por la misericordia del dueño un salario igual al de los que empezaron a trabajar desde temprano

 

Homosexuales y heterosexuales, ¿ diferentes ante Cristo?

Un tema importante del Nuevo Testamento es la libertad que se ha hecho posible a través de la fe en Jesucristo.

La vida de Jesús y su ministerio son la base de nuestra convicción de que Dios nos crea con la capacidad de intimidad y comunión con otros, tanto física como espiritualmente. La sexualidad es un regalo de Dios para ser integrado totalmente en nuestras vidas y expresado en un amor que honre a Dios, el dador del regalo, y a los seres humanos -los recipientes del regalo- sin importar su orientación sexual.

A diferencia de un mundo lleno de prejuicios, que nos rechaza, Jesús dice que somos amados, valuados, redimidos y contados como preciosos.

Cuando nos expresamos sexualmente en maneras que son amorosas y justas, dignas y responsables, entonces podemos estar convencidos que Dios celebra nuestra sexualidad, cualquiera que nuestra orientación pudiera ser.

"Ya no importa ser judío o griego, esclavo o libre, hombre o mujer, porque unidos en Cristo Jesús ustedes son uno solo" (Gálatas 3; 28).

Jesús desenmascaró el sometimiento del hombre en nombre de Dios y presentó al Dios que se acerca en gracia, al Dios que se da porque es amor, porque Él así lo quiere, gratuitamente. Jesús nos muestra un Dios en medio de los seres humanos, en la vida diaria .

La libertad del Evangelio hace posible una moralidad más alta, no legislada por códigos, sino guiada por el testimonio de amor y justicia ejemplificado en Jesucristo.

Ahora, al estar conscientes de que nuestra orientación sexual no es un pecado en si mismo, te invitamo s a caminar en gracia, descubriendo como Dios aparte de Su amor nos ofrece la vida eterna por medio de Jesucristo. 

liberada.jpg